Bienvenidos a este humilde pero sincero espacio. Aquí escribo mis pensamientos, cosas que me preocupan, algunas vivencias, historias que conozco... lo que me dicta el corazón para compartirlo con otras personas, es una manera de saber que no estamos solos en este mundo virtual y poder hacerlo más real y cercano. Me gusta escribir y me siento bien haciéndolo, ojala estás letras lleguen a ustedes como yo quisiera. Siéntanse libres de comentar lo que deseen. Gracias por estar aquí.

lunes, 19 de septiembre de 2016

He vuelto

Hola amigos, he estado alejada de este sitio por un gran periodo de tiempo. Este ha sido un año terriblemente difícil para mí, por muchas razones. Hoy me doy cuenta que está terminando y eso es bueno. Ayer estuve leyendo algunos comentarios de ustedes, incluso de textos que escribí hace más de dos años. Al terminar sólo una pregunta me golpeó: ¿cómo es posible que haya pasado tanto tiempo alejada de esta página, de ustedes, de mi misma?
En otras ocasiones les he dicho que este sitio es un lugar sumamente importante para mí. En primer lugar porque el blog es como mi medio de "liberación", aquí puedo expresarme de la forma que quiera (siempre manteniendo el respeto), escribir lo que yo quiera sin rendirle cuentas a nadie. En segundo lugar porque a través de mi querido blog he podido conocer personas con diferentes mentalidades y todas personas estupendas, claro también gente no muy agradable pero bueno eso siempre es inevitable. He conocido gente maravillosa, algunos hasta muy parecidos a mí y me gusta la sensación de que alguien puede entender a lo que refiero cuando siento o tengo cierto ánimo. Es reconfortante.
Pero en el tiempo que he estado alejada he tenido muchas veces el impulso de sentarme a escribir, pero realmente no eran esas ganas que te llevan a escribir y expresarte. He estado alejada del blog primero por una escasez de creatividad que me ataca por temporadas. Segundo porque he estado presa en mi propio ser desde buen tiempo, he hablado poco con la gente hasta el punto de darme cuenta que me he vuelto muy retraída. Claro, hay algunos problemas en mi cabeza pero no son para dejar que las cosas me agobien, y entonces eso viene acompañado a veces por arranques de tristeza que no sé explicar muy bien pero que les aseguro que voy empezar a combatir. Además mi salud no anda muy bien últimamente.
Eso sí, en este tiempo no he dejado de leer los comentarios que siguieron apareciendo a pesar de mi ausencia y contestando por correo algunos, solo algunos porque muchos de ustedes se comunican por el Formulario de contacto pero no me dejan una dirección para contestarles y eso imposibilita continuar la comunicación. Pero todo ello me ha demostrado que ustedes siguen ahí. Los comentarios para bien o para mal, son lo que nos hace sentir que nuestro trabajo interesa, es el intercambio que uno puede obtener por el mismo.
Situaciones distintas de índole personal y profesional no me permitieron escribir nuevos artículos. Pero este siempre ha sido un lugar al cual da gusto volver y esta no es excepción. Además que hayan seguido dejándome mensajes en un blog que estaba abandonado, eso me reconforta. Por eso hoy vengo nuevamente a continuar con este trabajo y a actualizar lo más posible este sitio para que esté a la altura de ustedes. Espero poder recuperar un ritmo normal en las próximas semanas.
Gracias amigos, por estar siempre por aquí de una u otra manera. Quiero agradecerles a todos por sacar su apreciado tiempo y leerme. Aunque haya estado alejada del blog no he estado separada totalmente y ustedes no han dejado de estar siempre en mi corazón. Un abrazo afectuoso y mi aprecio a todos los que se detienen por aquí… espero que las palabras que dejo en este espacio sean fuente de inspiración, aliento, y siempre, siempre, sean para bien.
Gracias por vuestra paciencia, no sé si me han extrañado pero yo los he echado mucho de menos, ustedes y este sitio me han hecho mucha falta. Este un espacio especial al que siempre quiero volver. Me siento muy bien regresando aquí, espero que podamos seguir en contacto. Prometo que haré cualquier cosa por no alejarme tanto tiempo.
Así que… Hola, otra vez.
Los quiero.

martes, 31 de mayo de 2016

Qué se siente al ser vieja

Esto lo leí y me encantó, yo pienso igual que la autora aunque todavía no soy una vieja pero ojala llegue a serlo. Aquí lo comparto con ustedes.

¿Qué se siente al ser vieja? (Texto anónimo)

El otro día, una persona joven me preguntó: ¿Qué sentía al ser vieja?
Me sorprendió mucho la pregunta, ya que no me consideraba vieja. Cuando vio mi reacción, inmediatamente se apenó, pero le expliqué que era una pregunta interesante. Y después de reflexionar, concluí que hacerse viejo es un regalo.
A veces me sorprendo de la persona que vive en mi espejo. Pero no me preocupo por esas cosas mucho tiempo. Yo no cambiaría todo lo que tengo por unas canas menos y un estomago plano. No me regaño por no hacer la cama, o por comer algunas "cositas" de más. Estoy en mi derecho de ser un poco desordenada, ser extravagante y pasar horas contemplando mis flores.
He visto algunos queridos amigos irse de este mundo, antes de haber disfrutado la libertad que viene con hacerse viejo.
¿A quién le interesa si elijo leer o jugar en la computadora hasta las 4 de la mañana y después dormir hasta quien sabe qué hora?
Bailaré conmigo al ritmo de los 50's y 60's. Y si después deseo llorar por algún amor perdido... ¡Lo haré!
Caminaré por la playa con un traje de baño que se estira sobre el cuerpo regordete y haré un clavado en las olas dejándome ir, a pesar de las miradas de compasión de las que usan bikini. Ellas también se harán viejas, si tienen suerte...
Es verdad que a través de los años mi corazón ha sufrido por la pérdida de un ser querido, por el dolor de un niño, o por ver morir una mascota. Pero es el sufrimiento lo que nos da fuerza y nos hace crecer. Un corazón que no se ha roto, es estéril y nunca sabrá de la felicidad de ser imperfecto. Me siento orgullosa por haber vivido lo suficiente como para que mis cabellos se vuelvan grises y por conservar la sonrisa de mi juventud, antes de que aparezcan los surcos profundos en mi cara.
Ahora bien, para responder la pregunta con sinceridad, puedo decir: ¡Me gusta ser vieja, porque la vejez me hace más sabia, más libre!
Se que no voy a vivir para siempre, pero mientras esté aquí, voy a vivir según mis propias leyes, las de mi corazón. No pienso lamentarme por lo que no fue, ni preocuparme por lo que será. El tiempo que quede, simplemente amaré la vida como lo hice hasta hoy, el resto se lo dejo a Dios.
(Anónimo)

jueves, 12 de mayo de 2016

El dolor me rebasa

Llevo muchos días apesadumbrada, y hoy mirándome al espejo me dije: ¿Que fue de esa mujer que reía feliz y hoy tiene tanta pena en el alma? Ya no sé dónde está esa mujer, ya casi nunca la encuentro, el dolor y el pesar me superan. Mi niña interior esta golpeada y herida en lo más profundo de su ser. Me levanto cada día intentando ser mejor y olvidar un poco el sufrimiento en el que me he ido viendo inmersa con la enfermedad de mi madre. Cuando creo que lo estoy logrando algo peor ocurre y el dolor vuelve implacable y golpea fuertemente en las puertas de mi corazón. La mirada perdida y la sonrisa vacía de mi madre me han quitado la paz y me están quitando las fuerzas, es muy grande el sufrimiento de verla así.
A veces me quedo observándola y conteniendo las lágrimas observo su cuerpo deteriorado más de lo normal, más de lo que hace el paso de los años… miro sus manos, esas manitas… las mismas que me acariciaban... las que me mecían, las que me abrigaban... las que cocinaban la mejor comida… y las que arreglaban mi ropa estropeada... hoy se mueven sin control y golpean cualquier estructura… ya no recorren mi rostro y observo sus ojos, esos ojos lindos, esos ojos puros que estaban llenos de esperanzas y amor… ahora ya no me ven…
Ya no me ve, no me conoce… La tengo conmigo y sin embargo la sensación de orfandad no me abandona. Sólo me resta seguir luchando mientras mis fuerzas me lo permitan y seguirme sosteniendo en sus consejos y en el recuerdo de esas manos que antaño me guiaron por la vida.
Ya no sé qué hacer y sin embargo estoy convencida de que tengo que salir “a flote” como decimos los cubanos para poder seguir adelante. No sé si la mujer que fui volverá algún día a poblar este cuerpo de alegría, si mi niña interior renacerá. No sé si la paz volverá a anclarse en mi corazón dolido y esa mueca que a veces hago con mis labios se tornará nuevamente en una verdadera sonrisa.

lunes, 28 de marzo de 2016

¡Y nosotros no entendemos!

Este texto me lo mandó por correo una amiga, desconoce quién es su autor.
Cuando lo leí no me sorprendió porque no es la primera vez que leo cosas parecidas, incluso algunos amigos hombres me lo han comentado, y piensan realmente como el autor de este texto. Lamentablemente nosotras las mujeres no terminamos de entenderlo y algunos hombres tampoco.
El texto me encanta. Aquí se los dejo, espero que nos ayude a todos y así seremos un poquito más felices porque viviremos con menos complejos.

PARA QUE LAS MUJERES LEAN Y ENTIENDAN... Y LOS HOMBRES TAMBIÉN:

CARTA DE UN HOMBRE A LAS MUJERES.

Queridas amigas:...
Nos importa un carajo cuanto pesan. Es fascinante tocar, abrazar y acariciar el cuerpo de una mujer. Pesarla, no nos proporciona ningún efecto!!!... No tenemos la menor idea de lo que es un talle. Nuestra evaluación es visual. Es decir, si tiene forma de guitarra, está buena. No nos importa cuánto mide en centímetros. Es una cuestión de proporción, no de medida. No hay belleza más irresistible en la mujer que la feminidad y la dulzura. La elegancia y el buen trato, son equivalentes a mil Viagras.
El maquillaje se inventó para que las mujeres lo usen. Úsenlo. Para andar a cara lavada, estamos nosotros. Las faldas se inventaron para que luzcan sus magníficas piernas. ¿Para qué carajo se las tapan con pantalones anchos? ¿Para que las confundan con nosotros?
Entendámoslo de una vez, traten de gustarnos a nosotros, no a ustedes, porque nunca van a tener una referencia objetiva de cuán lindas son de mujer a mujer. Ninguna mujer va a reconocer jamás delante de un tipo que otra mujer está linda.
Otra cosa para que tengan en cuenta... Las jovencitas son lindas… Pero las de 40 para arriba... también son irresistibles!!!... El cuerpo cambia. Crece. "Una mujer de 40 o de 50 años, a la que le entra la ropa de cuando tenía 20 o 25 años, o tiene problemas de desarrollo, o se está auto destruyendo".
Nos gustan las mujeres que saben manejar su vida con equilibrio y saben manejar su natural tendencia a la culpa. Es decir: La que cuando hay que comer, come con ganas (la dieta vendrá en setiembre, no antes); la que cuando hay que hacer dieta, hace dieta con ganas (no se sabotea ni sufre); la que cuando hay que tener intimidad de pareja, la tiene con ganas; cuando hay que comprar algo que le gusta, lo compra; cuando hay que ahorrar, ahorra.
Algunas líneas en la cara, algunos puntos de sutura en el vientre, algunas marcas de estrías, no les quitan su belleza. Son heridas de guerra, testimonio de que han hecho algo con sus vidas, no han estado años en formol ni en un spa. ¡Han vivido!
RECUERDEN BIEN LO SIGUIENTE...
"El cuerpo de la mujer es la prueba de que Dios existe. Es el sagrado recinto donde nos gestaron a todos, donde nos alimentaron, nos acunaron, que nosotros sin querer las llenamos de estrías, y demás cosas que tuvieron que ocurrir para que estemos vivos".
Cuídenlo!! Cuídense!! Quiéranse!! "La belleza es todo eso, Todo junto"…


Firma: Un verdadero Hombre...

martes, 8 de marzo de 2016

Muchas felicidades a todas las mujeres

Llega, como cada año, el día dedicado a la mujer. Es importante por lo tanto, recordar la trascendencia del “ser mujer”, que implica esa esencia, ese genio, ese rasgo femenino que impregna y marca la vida de la humanidad de manera imborrable, impenetrable, insuperable y trascendente.
El 8 de marzo es una fecha sublime pero simbólica al mismo tiempo, porque creo firmemente que todos los días debería haber una celebración a la Mujer, una conmemoración a su existencia, una actitud de profundo agradecimiento por tener la dicha de disfrutar la presencia de un ser tan indispensable para la vida y la felicidad... Muchas felicidades Mujeres en este día, uno más de nuestros días... El Día Internacional de la Mujer...
La mujer no ha ganado gratuitamente los lugares que hoy en día ocupa y por los que sigue luchando. Aunque parezcan frases hechas, el día internacional de la mujer reivindica y reconoce los derechos de las mujeres trabajadoras, a partir de un hecho trágico que costó la vida de casi un centenar y medio de obreras textiles, en las calles de Nueva York. Más de un siglo después, el día de la mujer continúa inspirando poemas, que encierran profundos mensajes en defensa de los derechos, del mal llamado sexo débil.
Mujer: vive, respira y contempla siempre en tu ser la dicha de ser llamada mujer, ama siempre como el primer día, derrocha toda tu simpatía y felicidad, sigue ideando el mejor de los mundos para tus hijos, no dejes que las derrotas y los fracasos hagan de ti un ser insensible, aprende de ellos y vuélvete cada vez más fuerte para enfrentar con orgullo y dignidad la fortuna de haber nacido mujer.
La Mujer, es ese ser extraordinario que con su presencia llena de alegría y vida cada lugar en el que se puede apreciar su sonrisa, sentir la delicadeza de sus manos, percibir la dulzura de su voz y experimentar la grandeza de su amor. Es fuente de vida, manantial de felicidad, inspiración de canciones, poemas y proezas, la razón que hace de este mundo un lugar en el que es una bendición vivir y en el que los hombres tienen para quién vivir...
Hay mujeres que han sido maltratadas, lastimadas y utilizadas por los hombres que debían protegerlas. Si te sientes herida, lastimada, débil o desprotegida ante tu compañero, aprende a poner límites. Tú eres única, eres especial. Solo por ser mujeres ya estamos llenas de virtudes, a través de nosotras mismas podemos irradiar amor, ternura y la sutil delicadeza que sin duda un hombre no puede llegar a tener. Solo nosotras tenemos el don de traer al mundo una nueva vida y tener la dicha de ser madres. Por este motivo jamás permitas una mala actitud contra tu dignidad de mujer.
Tú, eres reina de muchas causas nunca hundas tu autoestima, porque no eres culpable de nada ni de nadie, eres la vida en persona, tienes inteligencia, tenacidad, carácter, sabiduría, bondad, cultura, capacidad de amar, y comprensión, eres el sentido del mundo, y cuando aclaras tu sentido iluminas la tierra, ese mundo tan maravilloso que nos rodea…
Las mujeres somos ahora fuente de trabajo, jefes de familia y grandes triunfadoras, no hay mejor manera de enfrentar las cuestiones que no nos gustan que con entusiasmo, valentía y convicción en nuestra fuerza, amor y determinación. Nacimos con la capacidad de confortar el alma de quien se cruza en nuestro camino.
Mujeres, se habla muy a menudo de nuestro amor, de nuestro desamor, de las penas y congojas que muchas veces atormentan nuestro corazón, nos niegan y nos negamos a nosotras mismas a ser la alegría del mundo. Mujeres, celebremos nuestra vida: Seamos la alegría, e inspiración pensemos que si somos fuertes como mujeres, podemos hacer este mundo más fuerte. MUJER, en tu corazón está la fuerza y la esperanza.
Por eso respétate y cuídate tú, antes de exigirle lo mismo a alguien más. Mírate al espejo y sonríe. Ser linda no tiene que ver con lo corta que uses la falda, o la actitud que muestras a los demás. Entiende lo hermoso que es ser MUJER, y no te dejes llevar por lo superficial. No te dejes abandonada. Valórate, no te degrades. Si no lo haces tú… ¿quién?
Ser mujer es tener el don de dar vida y amor... de dividirte en veinte para lograr tus metas y dar siempre más... Es una experiencia fantástica, realizarte como profesionista, como madre, resolver todos los problemas que se te presentan en la vida, ver crecer a tus hijos y que terminen una carrera, es una gran satisfacción.
Las mujeres somos la mejor maravilla que existe... primero que todo es la facilidad en la que nuestro cuerpo se moldea y cambia para tener dentro de nosotras otro humano (bebé), la manera en como a través de nosotras viene un niño al mundo... hoy en día la mujer es multifuncional... trabaja, ama, sonríe, llora, vive, hace deporte, puede levantar un hogar, y hasta ser la presidenta de una empresa. ¡Gracias Dios mío, por haberme concedido el privilegio de ser mujer!
Soy defensora de la mujer, creo que serlo me ha llenado de satisfacciones, principalmente el ser madre, en el momento que sentí a mi hijo moverse por primera vez en mi vientre entendí que ser mujer es lo mejor que me pudo haber pasado en la vida. Pero desde luego creo que somos las que nos toca la carga más pesada, desde el punto que se vea, sufrimos, puesto que tenemos sentimientos más profundos de protección, sacrificio, lucha, abnegación, etc, pero también es cierto que todo lo que permitamos será lo que recibiremos, no nos debemos dejar, con eso que dicen que somos el sexo débil, somos lo que queramos ser, luchemos por ser y ser feliz.
No porque me lo pidan, sugieran o impongan… no por los demás sino por mí misma. Por mí, por mi valor como mujer, por lo mucho que merezco y valgo me hago este juramento: Lucharé por mí misma, por hacerme respetar y valorar, por disfrutar de mi vida, con sus risas y lágrimas.
Amorosas, intuitivas, inteligentes, sensibles, creadoras de luz, tiernas, fuertes, más las mil habilidades de las que estamos dotadas, hacen que seamos la cosa más linda y esplendorosa del planeta y provocamos el equilibrio indispensable en el hombre y el universo.
Oscar Wilde dijo algo así como “Si quieres realmente saber lo que piensa una mujer, cosa siempre peligrosa, mírala y no la escuches”. No sé si es así exactamente pero sin duda son palabras sabias, porque cuando nosotras no podemos decir realmente lo que pensamos, el lenguaje corporal (que a mí me apasiona) nos delata. Eso es verdad.
Ser MUJER implica una responsabilidad ENORME, porque somos la base de la familia. Además de ser profesionista, somos reloj despertador, cocinera, mucama, maestra, niñera, enfermera, entrenadora, oficial de seguridad, psicóloga, transporte, cajero automático, parque de diversiones, GPS (encuentro todo), y ¡¡estamos de guardia las 24 horas los 365 días del año!! ¿Alguna duda de lo que es ser una MUJER?
Aguantamos dificultades, llevamos grandes cargas, pero al mismo tiempo rebosamos felicidad, amor y dicha. Muchas veces sonreímos cuando queremos gritar y cantamos cuando queremos llorar. Lloramos cuando estamos felices y reímos cuando estamos nerviosas. Luchamos por lo que creemos. No aceptamos un “no” por respuesta cuando creemos que hay una solución mejor. Nos privamos de cualquier cosa, para que la familia pueda tener aquello que necesita. Acompañamos a las amigas al médico, lloramos cuando nuestros hijos triunfan y nos alegramos cuando a nuestras amistades le suceden cosas buenas. Amamos incondicionalmente. Somos felices cuando otros también lo son. Sufrimos con la pérdida de un ser querido y cuando todos piensan que ya no nos quedan más fuerzas, es cuando más fuertes somos. Sabemos que un beso y un abrazo pueden ayudar a curar un corazón roto. Sin embargo, tenemos un gran defecto: a menudo se nos olvida lo mucho que valemos.
¡¡NO OLVIDEN NUNCA LO QUE VALEN!!
MUCHAS FELICIDADES A TODAS LAS MUJERES