Bienvenidos a este humilde pero sincero espacio. Aquí escribo mis pensamientos, cosas que me preocupan, algunas vivencias, historias que conozco... lo que me dicta el corazón para compartirlo con otras personas, es una manera de saber que no estamos solos en este mundo virtual y poder hacerlo más real y cercano. Me gusta escribir y me siento bien haciéndolo, ojala estás letras lleguen a ustedes como yo quisiera. Siéntanse libres de comentar lo que deseen. Gracias por estar aquí.

martes, 6 de agosto de 2013

La familia escogida



En muchas ocasiones se dice que la familia no se toca. Interesante creencia. Pues hoy yo quiero hablar de la familia. Si preguntamos ¿qué entendemos por familia? La mayoría de las personas responderían que son nuestros padres, hijos, hermanos, abuelos, nietos, tíos, primos, sobrinos… toda una serie de personas que han ido apareciendo en nuestras vidas sin que las escogiésemos. Personas unidas a nosotros fundamentalmente por lazos sanguíneos. Y es verdad, esa es la “familia”, pero creo que este es un aspecto más del que nos deberíamos permitir replantear su significado.
A veces en lugar de apoyar, de ser una red de seguridad afectiva, la familia se convierte en una pesadilla, en la siempre frustrante y airada combinación entre el amor y el odio, entre el rechazo y la sed de pertenencia, entre el abandono y la necesidad afectiva. En mi caso considero mi familia a mis padres, junto a la familia que he formado con mi esposo y mis hijos. El resto de las personas que podrían ser familia son consideradas por mí simplemente como otros seres humanos a los que me une únicamente la sangre. Se que suena seco y muy duro, y que muchos pensarán que algo sumamente grave habrá pasado para que yo considere este hecho como algo relevante en mi vida, que la familia es lo primero etc. Pero soy totalmente sincera.
Hace mucho tiempo que pienso de esta forma por experiencias que no voy a contar aquí, pero en todos estos días de hospitalización de mi madre estos pensamientos y sentimientos se han reafirmado. Cuando nuestro entorno familiar no es el adecuado y nos impide ser felices, tenemos que buscar un camino nuevo. No tenemos por qué resignarnos a lo que la genética, el azar o la cultura han establecido como obligación.
Culturalmente hemos elevado a la familia al paradigma del bienestar afectivo, incluso como un sacrosanto mandamiento divino. ¿Quién se atreve a poner en duda su valor? Y ahí aparece la paradoja: ¿cómo desentrañar sus impurezas o descaros cuando es el valor absoluto de una sociedad y la base afectiva de una persona? ¿Cómo formalizar la salida de una familia que puede estar neurotizándonos o ahogándonos, si el vínculo de sangre es para toda la vida? No podemos ponernos en contra de la familia, pero ¿significa eso justificarla en todo?
Según sean las dinámicas relacionales de sus miembros, la familia podrá crecer o destruirse. Podrá tener paz y equilibrio, guerra, resentimiento, dejadez, alegría, dulzura. Podrá ser paraíso o infierno. Puede existir una vinculación amorosa o puede que se limite a gestionar intereses. Entre esos extremos andamos todos, proclamando una creencia que ya se ha convertido en universal: la familia es la familia. En su seno ocurre de todo, aunque no por ello deba justificarse todo.
La familia es nuestra primera comunidad de acogida, y nadie obliga a quererla si no ha habido amor. Luego vendrá la familia escogida. Es ahí donde se empieza a forjar la respuesta sensible. “No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos” (Friedrich Schiller).
A los parientes no los escoges, a los amigos sí. Tu familia sanguínea puede ser un infierno pero tu familia elegida nunca lo será porque cada uno de sus miembros la ha ido diseñando a su medida. Para mí la verdadera familia es la “familia escogida” donde puede haber algunas personas con lazos sanguíneos pero están aquellas otras que han llegado a nuestra vida y se han ganado el derecho a ser llamadas por ese apelativo mucho más que quienes llevan nuestra propia sangre. Shakespeare dijo: “El espíritu olvida todos los sufrimientos cuando la tristeza tiene compañía y amistad que la consuele”. Es verdad.
Los amigos constituyen la familia escogida, que diferente a los parientes que impone la naturaleza, obran bajo una razón de amistad, de cariño, inspirado por el trato o simplemente por la química. La base de la solidaridad es precisamente ese sentimiento mágico, en cuanto al misterio que encierra, que mueve a uno a la consideración y a la acción positiva. Sin la amistad, parece que volvemos al estado primigenio de la pura supervivencia, tratándonos como fieras salvajes, en busca de la presa o el festín, sin normas de convivencia o el grato encanto del gesto amable, bondadoso.
Es fácil conocer gente, lo difícil es tener reales amigos, de esos que uno puede contar en los minutos que más los necesitas, de esos que sin decir una palabra están ahí para ti, para sostenerte, escucharte y mimarte con simples gestos. Estoy agradecida de la vida porque me entregó la oportunidad de conocer maravillosas personas que me premian con su amistad. Es mágico cuando sin siquiera hablar saben qué te pasa, qué sientes... cuando quieres estar en silencio... sólo se limitan a estar y entienden tus procesos... Un amigo es una luz brillando en la oscuridad.
¿Cuánto hay de verdad en eso de que la amistad es el amor perfecto? La amistad es un amor generoso, libre de celos; no requiere de exclusividades ni de grandes explicaciones a la hora de malentendidos o equivocaciones. Los amigos son esas personas que necesitas para poder llorar, las personas que te necesitan cuando debes secar sus lágrimas y transformarlas en una sonrisa, las personas que comparten, sin pedirte nada a cambio, su vida con tu vida.
Hemos escuchado toda nuestra vida la tan famosa frase de “quien tiene un amigo, tiene un tesoro”. Es cierto. Es una relación humana elegida, que uno desarrolla porque le proporciona satisfacción, alegría, apoyo. ¿Qué define a una amistad sana y duradera? Los valores básicos son el respeto, la confianza, el cariño, y por encima de todo, la lealtad. Si una amistad goza de lealtad, si esa persona juega incondicionalmente en tu equipo, hagas lo que hagas, y te defiende y apoya contra viento y marea, hay que darse por muy afortunado. Porque esa es la amistad más pura. La amistad es esencial para nuestra felicidad. Ciertamente es uno de los tesoros que la vida nos regala.
Los amigos son más familia que la familia. Es la persona a quien llamas cuando estás metida en un gran problema y no puedes recurrir a tus padres, o la que se toma unas copas contigo porque te rompieron el corazón, así ella esté en la mejor etapa de su relación de pareja. Es la que odia cuando tú odias. La que ama cuando tú amas. Pero también la que te reprende o a la que tú reprendes.
Durante todos estos días he estado algo mohína. Y mi esposo, mis hijos y mis amigos (mi familia escogida) han sido mi sostén. Desde los más jóvenes hasta los mayores. Son tan diferentes entre si, y diferentes a mi... pero tenemos en común lo más grande... que es el amor por el otro... de mi hacia ellos y de ellos hacia mi… Le agradezco a la vida haberme recubierto y enriquecido con semejantes zafiros y diamantes de tan distinto fulgor, de belleza tan diferente pero de tan soberbios quilates. Ahora estoy mejor y es entre otras cosas, gracias a todos ellos.
Aprecio y prefiero esta familia escogida por mí, más que todo lo que el mundo me pueda ofrecer. Esa familia que la vida me dio la oportunidad de conocer y que mi decisión me dio el poder para elegirla mía. Hoy me dirijo a ellos para expresarles mi más profunda gratitud, gracias a ellos puedo sentir realmente el mundo que está a mi alrededor y puedo apreciarlo de una manera tan maravillosa que me cuesta expresarlo a través de las palabras.

Dedicado a esos que llegaron a mi vida pisando con fuerza, saben quienes son y lo afortunada que me siento de que estén en mi vida. Gracias, siempre.

9 comentarios:

  1. EXCELENTE que bonitas palabras, se ve que aprecias la amistad, para mi, hay amigos que valen oro. Todos sabemos que en ocasiones buscamos a un amigo cuando tenemos problemas en lugar de buscar a la familia. Esto no quiere decir que la familia no sea importante. A la familia la recibimos por herencia; a los amigos los adoptamos por afinidades.

    ResponderEliminar
  2. Las amistades te complementan, por eso se vuelven relaciones a prueba de todo con el tiempo, el típico lazo indestructible. Y por eso también las personas con las que llegamos a ese nivel no suelen ser muchas, solo unos selectos afortunados. Para mi lo primordial en todas las clases de relaciones y mas aun en una amistad o una pareja es el poder hablar comodamente con esa persona, tener cada día una risa que te saca de la rutina, una risa que me brindan mis amigos, comprensión, apoyo y lealtad.
    Muchas veces hay amistades que valen más que cualquier familiar. Hacen o han hecho por ti más que un hermano, un tío o un primo en un determinado momento de precariedad. Dan actos de presencia cuando más se ha necesitado. Tu familia escogida lo ha hecho, imagino qeu con Cary a la cabeza porque los muchachos son muy jóvenes y necesitan quien ponga un orden y distribuya el tiempo y las necesidades. ¿Quien mejor que ella? Siempre bien por tu hermanita.

    ResponderEliminar
  3. Está claro que una familia es quien te cuida y no quien lleva tu sangre o tus genes. Quien te adora, te respeta, te enseña, quien quiere pasar todas las horas a tu lado... por eso la verdadera familia es quien cumple esos requisitos, y a veces las amistades son más intensas y cercanas que los lazos familiares. Tu familia escogida no te falla, quienes de verdad te quieren no lo hacen nunca, y tu hermanita, ese ángel guardián es de las buenas. Besos reina que el mundo es de los valientes. Y si no lo es, aquí tienes a unos cuantos que te dejaran un trocito del suyo para compartir.

    ResponderEliminar
  4. Lo que dice es cierto la familia sanguínea nos toca y la otra la escogemos nosotros junto con la persona con que queremos formar nuestra propia familia. Sin quitar la importancia que juega la familia en general es indiscutible que a veces nos refugiamos en la "otra familia" y no precisamente en la que lleva nuestra sangre. Por eso es muy importante escoger bien la otra para no defraudarnos nosotros mismos y tratar de formar la que nos toca de la mejor manera posible para que sea una familia funcional con sus altas y bajas pero muy unida done la alegría y los problemas de un integrante sea cosa de todos.

    ResponderEliminar
  5. Que lindo, que lindo es sentir amor por las personas y a la vez sentirse correspondido en esa entrega, los amigos verdaderos juegan un papel trascendental en nuestras vidas.y es importante que tantas cosas pequeñas trasciendan. Aunque no te conozca físicamente ni hayamos reído juntas aprovecho el mood del post para decirte que para mi eres especial y te aprecio. Nunca se olvida a alguién que te da un consejo en los momentos de crisis y tu me diste uno que me ayudó mucho. Estoy creciendo espiritualmente y en parte también te lo agradezo. Muchisímos Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pues te doy toda la razón. Nosotros somos una familia enorme, estamos continuamente reuniéndonos, mis primos son mis amigos, y hacemos primadas cada dos por tres, ahora llenas de niños. Pero lo importante no es la sangre, es la relación. Si alguien se ha preocupado de quererte, tú te preocuparás de quererle también. Si alguien te hace sentir indiferente, será indiferente para tí. Tengo mucha relación con mis primos porque son amigos, no porque lleven la misma sangre que yo. La familia escogida es tan importante como la que nos viene dada, sobre todo si esta última no se porta como tal. Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  7. No sabes como te comprendo..realmente no sé que es el cariño realmente de unos padres, el amor de una familia...estas personas de mi alrededor me han hecho estar verdaderamente mal y hundirme en los peores momentos sin alguna mano de ayuda más quev de mi pareja...desgraciadamente aun tengo que vivir con ellos por no poder pagar una casa ni nada pues estoy estudiando...sueño el dia en el que me vaya de este infierno y pueda hacer una familia de verdad y sentir realmente el amor y el apoyo de una verdadera familia..

    ResponderEliminar
  8. Si no honras tus raíces, tus ancestros tal cual son, es como si rechazaras una parte de ti. Existen vínculos de sangre (familia) y vínculos de amor (pareja, amigos). Ellos vivieron de acuerdo a su época y sus circunstancias, y pasaron por mucho como consecuencia de sus decisiones. Hoy estas aqui. El amor sana todas las heridas.

    ResponderEliminar