Bienvenidos a este humilde pero sincero espacio. Aquí escribo mis pensamientos, cosas que me preocupan, algunas vivencias, historias que conozco... lo que me dicta el corazón para compartirlo con otras personas, es una manera de saber que no estamos solos en este mundo virtual y poder hacerlo más real y cercano. Me gusta escribir y me siento bien haciéndolo, ojala estás letras lleguen a ustedes como yo quisiera. Siéntanse libres de comentar lo que deseen. Gracias por estar aquí.

miércoles, 13 de junio de 2018

Es un honor ser tu mamá, mi linda princesa


(Esto lo escribí hace unos días pero he estado tan ocupada con la graduación que no lo había publicado pero es algo que me llena de orgullo y que escribí llena de emociones. En este sitio yo he compartido con ustedes alegrías, en ocasiones mucho dolor, otras veces reflexiones y mucho amor. Por eso no podía dejar de compartir este gran acontecimiento con ustedes. Este orgullo tan grande que me invade).

He logrado muchas cosas en la vida, pero en verdad mi mayor logro han sido mis hijos, porque son lo que cualquier madre desearía. Hay hijos que superan en mucho a sus padres y ellos están en esa maravillosa categoría. Hace cuatro años viví momentos muy parecidos a los de hoy, cuando mi hijo mayor se graduó en la Universidad. Hoy mi hija, mi linda princesa, acaba de graduarse también.
Hijita, hoy viene a mi mente el día de tu nacimiento, llegaste para completar la dicha de tu padre, de tu hermanito y la mía. No hay palabras que puedan expresar esa felicidad. Y ahora tampoco tengo palabras para describir la emoción y el orgullo que siento. He sido testigo de todo el sacrificio, el esfuerzo, la voluntad que has tenido a lo largo de estos cinco años para lograr esta extraordinaria realidad de hoy.
Con mi alma convertida en un torrente de emociones, te escribo estas letras para expresarte lo orgullosa que me siento de ti. Siempre supe que serías capaz de alcanzar tus objetivos y de realizar tus sueños, simplemente porque eres inteligente, persistente y resuelta; porque tienes valores y principios que te sirven de base sólida para mantenerte firme, aún, en las circunstancias más difíciles en que te ha puesto a prueba la vida, proporcionándote la maravillosa oportunidad de crecerte como persona.
Fuiste siempre una niña alegre, cariñosa y a veces un poquito mal geniosa, pero eso sabemos de dónde viene. En tus años de adolescente tuvimos algunos encontronazos e incomprensiones y todavía en ocasiones los tenemos, pero es que el camino del adolescente es difícil de transitar y también es difícil la labor de ser madre. Afortunadamente estos años han concluido y ya eres toda una mujer, hermosa, buena, honesta, cariñosa, excelente ser humano y ahora toda una profesional. Eres tal cual como se te ve, pero sin que te falte ese recio carácter que heredaste un poco de mí, solo que lo sabes administrar con mesura.
Has llegado al final de un camino al que no todos llegan, te has dedicado con voluntad y sacrificio y ahora cosechas los buenos frutos de tu esfuerzo. Sé que la vida seguirá corriendo, pero nunca olvides que te quiero mucho y que te apoyaré siempre.
A partir de ahora ya nada será como antes, se acabaron los días de escuela dejas atrás mucho de ti, muchos recuerdos que en los años venideros en ocasiones serán motivo de nostalgia y añoranzas. En esas aulas quedaron atrapados los mejores años de tu vida, años de esfuerzo, de disciplina, de sueños y esperanzas. Hoy, princesita linda, has marcado con esta fecha un cúmulo de experiencias que pasarán al inventario de tus recuerdos, por la complejidad de lo vivido y de lo que has aprendido.
Ni en los momentos más complicados te apartaste de tu sueño, y hoy finalmente se cumplió. Hoy te recibes como profesional y empiezas una nueva etapa que sin dudas será excelente porque te has convertido en una gran mujer. Hoy sales de la Universidad convertida en una joven fuerte, que ha de enfrentar retos difíciles, tentaciones… pero tengo la certeza de que siempre escogerás el buen camino.
Me has llenado de orgullo, me constan todos los esfuerzos realizados por alcanzar la meta. Tantos días de lucha constante tienen ahora su recompensa, felicitaciones por tu graduación mi Licenciada en Cultura Física. Tú misma creaste los caminos para que el triunfo llegara por la puerta grande.
Pero recuerda que todo no termina aquí, al contrario la vida continua y tal vez para llegar a otras metas vengan tiempos difíciles, con aciertos y desaciertos, pero no temas, solo tienes que saber campear esos temporales con sabiduría, paciencia e inteligencia. Ya tienes las armas necesarias para poder aprovechar las oportunidades que te de la vida y seguir superándote como persona.
Decirte que estoy muy feliz y que siento mucho orgullo de verte ya convertida en una joven preparada, juiciosa y segura de ti, es poco. Admiro en ti la constancia, eres cabal en tus opiniones y conceptos. Me alegra haberte visto caminar este sendero que terminas y ver el que apenas comienzas. Yo sé que me he equivocado en muchas cosas en la vida, tu quizás hayas sentido que no siempre fui justa o que no me comporté como hubieses querido, pero ya te dije que no es fácil la tarea de ser madre y a pesar de los errores que yo haya cometido espero estés segura de que en mi andar de madre solo buscaba y deseaba mostrarte el mejor camino y creo que lo logré.
Que se cumplan todos tus sueños y logres todas tus metas, también serán míos. En tu andar como profesional recuerda siempre que “El hombre es su medida”, si piensas en grande serás grande y si grabas en tu mente “yo puedo”, de seguro podrás. Nada es grande si no es bueno y nada es verdadero sino es permanente. Nunca has sido mediocre, ahora menos que nunca puedes serlo. La puerta que se te abre ante ti muestra el camino a tu destino, depende de ti como lo transites, da pasos seguros y con pisadas fuertes, con la plena confianza que estaré a tu lado siguiendo tus huellas y que serán a su vez las que dejes a tus hijos.
Sigue adelante que vas muy bien. Que la alegría y la buena suerte siempre sean un factor constante de ahora en adelante. Una carrera finaliza. La misma te dará un lugar en la sociedad. La instrucción recibida te hará brillar más de una vez. Pero nunca olvides que son nuestros valores, los que siempre nos guiarán a puerto seguro. Por alta que sea tu cumbre que la humildad y el amor por tu familia sean cosas que prevalezcan siempre en tu vida porque ellas te acompañarán aun cuando las cosas vayan mal.
Gracias mi amor por esta felicidad que me das, por el orgullo y admiración que me provocas que de tan grandes no me caben en el cuerpo. Gracias por ser quien eres, un ser humano increíble. Me siento muy, muy orgullosa de ser tu madre, hemos vivido demasiadas situaciones complejas y maravillosas que me dejan ver que eres como siempre supe que serias, una buena hija, hermana, amiga, y un ser humano muy especial. Aprende de los buenos ejemplos, escucha a los demás con atención y respeto… pero siempre atenta, porque como dice el refrán no todas las nubes llevan agua.
Hijita de mi corazón, de más está decirte que alabaré tus éxitos y sufriré si en algo fracasas pero si ocurre estaré ahí para extender mis manos y ayudarte a levantar. Tus responsabilidades serán mayores, por esa razón deberás reflexionar antes de actuar, y siempre medir las consecuencias de tus actos.
Tu logro es nuestro logro. Te amo más allá de todo. Pero la profundidad de mi amor sólo la comprenderás el día en que te comiencen a llamar mamá. Gracias por tu esfuerzo y entusiasmo, por honrar nuestro apoyo y confianza. Estamos muy orgullosos de ti... El mejor regalo que puedes darte hoy y todos los días de tu vida es creer en ti.
No diré nada más, porque seguiría enrollándome en una madeja de palabras, terminaría repitiendo frases trilladas y omitiría otras estrujadas en mi corazón. Solo me resta pedirte que aunque llegues a lo más alto en tu profesión nunca dejes de abrazarme y mimarme como lo haces hoy.
Gracias a Dios por permitirme estar a tu lado y disfrutar de tantos momentos hermosos, que muchos me dejaron simplemente sin palabras, a mí, te imaginas. Yo te admiro mucho mi chiquita. ¡¡Gracias, hijita de mi alma!! Por premiarme con tus logros y con tu amor. Mi adorada niña bonita siente siempre el calor de mi abrazo y mis besos llenos de orgullo. Es un honor ser tu mamá, mi linda princesa.
Con todo mi corazón, Te amo. Mamá.




5 comentarios:

  1. Amiga Rosabel te felicito por tener una hija tan especial y a ella por ser parte de las personas luchadoras hasta alcanzar sus metas. Yo tuve el privilegio de participar en el inolvidable día de su graduación como parte de la familia que la ama. Ani, felicidades y que el éxito siempre te acompañe acorde a la dedicación con que le eches ganas a tus sueños. Tu mami y yo te queremos mucho.

    ResponderEliminar
  2. Muy hermoso, emotivo... felicidades a tu hija y a ti. Siempre te he considerado una madraza, haz sabido darle a tus hijos educación, amor y respeto sin sobre protección que es lo que tienden a hacer la mayoría de las madres. Muchas felicidades a las dos.

    ResponderEliminar
  3. Que bellas palabras, y les deseo muchas felicidades y que sigan creciendo sus logros, esperando que como madre e hijas, se sigan asistiendo en la vida.. Un besoo y me hace feliz leer estos post, que llenan el alma de cualquiera y mas si es madre..

    ResponderEliminar
  4. Que bellas palabras, y les deseo muchas felicidades y que sigan creciendo sus logros, esperando que como madre e hijas, se sigan asistiendo en la vida..Un besoo y me hace feliz leer estos post, que llenan el alma de cualquiera y mas si es madre..

    ResponderEliminar
  5. Una expresión muy emotiva.... plena de amor.. de valores...
    Felicidades y bendiciones para ti y tu niña..

    Un beso..

    ResponderEliminar